¿Cuáles son las principales tendencias para el desarrollo?

El futuro de los alimentos funcionales están relacionadas con los siguientes hechos:
• Los cambios en las expectativas y las actitudes de los consumidores.
• El crecimiento del conocimiento sobre la relación dieta-procesos fisiológicos.
• Los avances en la ciencia y tecnología de los alimentos
• Los cambios en las políticas reglamentarias.

Los principales desafíos tecnológicos a los que se enfrenta el desarrollo de nuevos alimentos funcionales son: la mejora de la estabilidad de los componentes con actividad fisiológica, la problemática de cuantificación y análisis, las dosis máximas, la realización de más estudios clínicos que avalen de manera rigurosa los efectos beneficiosos que se atribuyen a los distintos componentes, así como también cumplir con las nuevas expectativas de los consumidores y los aspectos de mercado y legislativos que se vayan generando.

Las frutas son alimentos cuya mayor parte de la producción mundial está destinada al consumo en fresco, y diseñar nuevos productos funcionales a partir de éstas, con mayor tiempo de vida útil, abre nuevas puertas al crecimiento de la agroindustria y a la satisfacción de las exigencias del consumidor actual. El enriquecimiento de frutas con componentes fisiológicamente activos puede ser un efectivo camino para combatir deficiencias y, en este sentido, las frutas son clave como vehículo portador por su elevado consumo mundial. Si éstas se enriquecen a niveles del consumo diario recomendado (CDR) pueden contribuir a un mejor estado nutricional de la población.

Las mejores perspectivas del futuro las tiene la expresión de genes que codifican proteínas de alto valor añadido en la glándula mamaria de algunos mamíferos. Como consecuencia se produce una leche enriquecida en determinados productos, como el activador del plasminógeno o el factor antihemofílico (*). Claramente la ingeniería genética es una nueva tecnología en expansión que va a cambiar la oferta alimentaria en los próximos años.

“Si nosotros sabemos qué tipo de alimentación es la más apropiada para nuestras células, naturalmente que podemos modificar nuestro destino”, afirma José María Ordovás, director del Laboratorio Nutrición y Genómica de la Universidad Tufts de Boston, Estados Unidos.

Así lo cuenta en La alimentación del futuro, un documental de producción propia de TVE, con el que Documentos TV aborda uno de los campos científicos de mayor desarrollo y expectativas futuras: la nutrigenética y la nutrigenómica.

Dieta, hábitos y prevención

En su entrevista a Documentos TV, el profesor Ordovás, una autoridad internacional en Nutrigenómica, habla de la importancia de los hábitos de vida y de la dieta como la mejor prevención para determinadas enfermedades: “Desde el momento en que nace se podría saber cúal es el riesgo de estas enfermedades tan comunes que existen en nuestra sociedad: cardiovascular, diabetes, cáncer e incluso las neurológicas. Todas las que están asociadas con el envejecimiento.

Sabiendo las características de tu genoma, el riesgo de enfermedad no es una condena a muerte

No nos podemos quedar ahí. Conocemos tu genoma y esto es lo que te va a tocar dentro de 30, 40 o 50 años. Ahí es donde viene la nutrición, donde vienen los estilos de vida: y es que sabiendo las características de tu genoma, ese riesgo de enfermedad del que hablamos es una condena de muerte, no es la guillotina”.

Los avances en este terreno ya empiezan a ser una realidad. “Es verdad que la nutrición personalizada basada en criterios genéticos ya se puede aplicar en personas” afirma Alfredo Martínez, director del Instituto de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Navarra, quien cree que “en el campo de la nutrigenética, en 5 ó 10 años ya se habla de que va a haber personas que llevarán su genotipo impreso en una tarjeta”.

Documentos TV ha recorrido diversos laboratorios y centros de investigación como el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba donde se lleva a cabo el estudio Cordioprev, con el que se pretende demostrar el efecto beneficioso de la dieta, para prevenir el desarrollo de nuevos eventos en pacientes que ya han tenido un infarto de miocardio o angina de pecho. La investigación se centra en dos dietas saludables: una baja en grasa y otra, de tipo mediterránea con mayor aporte de grasa, fundamentalmente aceite de oliva.

.
¿Dietas que curan?

Es incuestionable el apoyo de la dieta mediterránea como herramienta de curación de la enfermedad

“Es incuestionable el apoyo de la dieta mediterránea como herramienta de curación de la enfermedad” afirma Francisco Pérez Jiménez, director científico del Instituto Maimónides. “Nosotros llevamos muchos años demostrando que la biología de las arterias mejora con el tratamiento. Las arterias se dilatan mejor, la inflamación es menor, la coagulación de la sangre es menor, el colesterol mejora, la presión arterial también, la diabetes. Todo esto favorece la enfermedad cardiovascular y si todos estos parámetros están mejorando, evidentemente creemos que va a ser positivo el resultado.”

El documental La alimentación del futuro aborda también distintos campos en relación a la propiedad de los alimentos y cuenta también con la opinión de dietistas nutricionistas como Juan Revenga que incide en cuales deben ser los hábitos más saludables de nuestra alimentación.

* Tesis de Betoret, N. (2002). Aplicaciones de algunas técnicas de ingeniería de alimentos en el desarrollo de alimentos naturales enriquecidos.

A %d blogueros les gusta esto: