La auto medicación es uno de los hábitos más comunes hoy en día. Siendo algo que comienza en el momento en el que tomamos una medicina por algún síntoma, sin que un medico profesional la recete.

¿Y cómo surge este fenómeno?

Hay múltiples aspectos por el cuál sucede este hecho. Algunos de órden personal como «el no aceptar lo que me sucede y buscar calmarlo, taparlo para que desaparezcan los signos», o el temor a encontrarme vulnerable, indegenso, ser juzgado o separado de un círculo por miedo al contagio.

Por otro lado hay aspectos relacionales, como la pérdida de fe de algunas personas sobre la medicina tradicional. Considerando que está carente de un sentido holístico e integrador para abordar la enfermedad o la visión de que muchos profesionales e instituciones médicas actúan como meros direccionadores de la industria farmaceútica

Es cierto que muchos de los medicamentos son beneficiosos al ser utilizados bajo la prescripción de un médico que realiza los estudios necesarios para dar un diagnostico y luego receta las medicinas necesarias para seguir un tratamiento. Pero muchas veces no es suficiente, dado que para hacer un diagnóstico completo necesitaríamos contar con un conjunto de profesionales que acompañen. Y esto es algo que muy pocos pueden darse el lujo de hacer.

Ninguno de estos aspectos justifica la auto-medicación

Medicarse cuando no se lo necesita genera un efecto contrario al deseado. El organismo desarrolla resistencia y entonces la medicina deja de ser efectiva. Esto sucede comúnmente con los antibióticos, cuando son mal utilizados. Luego no son beneficiosos para combatir virus y bacterias que producen infecciones.
Ademas, la resistencia a los antibióticos es algo que se transmite de persona a persona, lo que genera un problema poblacional.

Descontando el hecho de que todos los medicamentos tienen efectos secundarios, algunos de ellos son muy potentes y pueden resultar graves. Por lo tanto es necesario seguir las indicaciones del medico para sobrellevarlas.

La Buena Alimentación

Es la otra cara de la moneda, la que puede llegar a evitar caer en muchos espacios vulnerables para la salud.

Con este sentido es que creamos esta empresa. Para que juntos podamos aprender a conservarnos en salud. Revirtiendo desde los alimentos muchos de los signos que comienzan a aparecer y de los cuáles no hacemos caso.

La mayoría de las veces, la pérdida de la salud no llega de la noche a la mañana. Es un valor que se devalúa en función de la ignorancia y los malos hábitos practicados… por lo tanto le pedimos que preste atención a dos de las líneas en las cuáles hemos estado trabajando: los superalimentos y los alimentos funcionales.

Un desarrollo de Fabián Sorrentino para Nuevos Alimentos.

Artículos Relacionados

10 aceites esenciales para la salud
Bayas de Goji
No podemos vivir a pizza, carne, pasta y embutidos
Beneficios de la Proteína de Arvejas
Cannabis, tabaco y alcohol
A %d blogueros les gusta esto: